.

En este blog podrás encontrar una antología de las más interesantes, extrañas y sobresaltantes supersticiones y ritos mágicos; así como relatos y experiencias de los creadores.

jueves, 21 de mayo de 2009

El mito de los espejos rotos


La lluvia azotaba mi ventana y mi reloj se reía al verme correr por la habitación odiándolo por existir.
Llegue con media hora de retraso pero estaba tranquilo, ya que pensé usar la vieja escusa de las calles en refacción y los embotellamientos interminables.
Sin embargo grande fue la sorpresa al encontrar la puerta abierta y sin nadie esperando por mi; un temor extraño se apodero de mi pero decidí ingresar a ver que sucedía ya que fui invitado muy cortésmente y desde ya hacia 2 semanas de anticipación por la dueña de casa, una amiga que no veía desde hace un par de años y que se encontraba de paso por la ciudad.
No había nadie en el vestíbulo, ni en la cocina, ni en la sala, así que subí unas escaleras de caracol que me llevaron a una escena peculiar.
Estaba mi anfitriona con un cubo de agua en el que había colocado trozos de lo que parecía fue un espejo; al verme se sorprendió y se puso algo colorada por la vergüenza y de inmediato se disculpo y me explico lo sucedido.
Mientras yo odiaba a mi reloj, ella había estado admirando su reflejo (era algo ególatra), cuando sin darse cuenta estrello el peine que sujetaba contra el cristal; de inmediato sintió que el mundo se le acababa y que los próximos siete años solo tendría mala suerte. Pero un remedio se le vino a la memoria y recordó que sumergiendo los pedazos en agua se acabaría el hechizo maligno.
La verdad no pude contener la risa (de lo cual luego me arrepentí) y le dije que le ayudaría a remojar lo que quedaba de su espejo, mientras tanto le contaba una historia.
Fue así como le conté que cuando se crearon los espejos haya en el siglo XV se les vertía una capa de plata, por lo que los dueños advertían a sus criados que tengan mucho cuidado o de lo contrario recibirían siete años de infortunio si lo rompían.




Baboc Rujel, Elvis J.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada